12 / 100

¿Cómo sentirte un

0 % mejor?

Para desarrollarse hay dos cosas imprescindibles: La primera es estar dispuesto a cambiar y la segunda es tener la determinación para trabajar en ello.

Afinar las cuerdas sin perder un ojo en el intento

Recuerdo las primeras veces que afiné la guitarra. Utilizaba un aparato que ponía delante de la guitarra, seleccionaba la cuerda que iba a afinar y luego hacía sonar esa cuerda.

El caso es que a veces pasaba a otra cuerda y la hacía sonar mientras apretaba la clavija sin haber seleccionado esa cuerda en el afinador. Miraba con atención la aguja del afinador, esperando que se moviera hacia el centro.

Y venga a apretar la cuerda. Y la aguja sin moverse.

Hasta que empezaba la cuerda a hacer un ruido muy extraño y me daba cuenta del error. (Una vez incluso, una se soltó de un extremo y me pegó un susto de muette) 

En ocasiones te das cuenta de que estás como una guitarra desafinada, o muy desafinada. Y empiezas a apretar y apretar, intentando “afinar” el asunto, pero no pasa nada o, incluso peor, alguien o algo acaba sufriendo las consecuencias. 

Todas las familias felices se parecen unas a otras, pero cada familia infeliz lo es a su manera

Tolstói

¿Que pasa cuando una necesidad o varias están insatisfechas?

Puede que notes algunas de estas cosas

Y después intentes algunas de estas otras

Porque a veces incluso intentas hacer algo para poner remedio a tus males:

Si estas leyendo esto es muy probable que esos intentos no hayan tenido todo el éxito que deseabas.

Intentas resolverlo y buscas. Buscas en esa caja que ya conoces. Amasas una y otra vez tus pensamientos y pruebas la misma solución, pero esta vez con más impetu.

El resultado sigue siendo el mismo. Sigue sin pasar nada o alguien (a veces tú, a veces los que tienes más cerca) sufren las consecuencias.

Para y

Vísteme despacio que tengo prisa

Para ello, para no saltarte todos los semáforos en rojo, te propongo parar y mirar.

Si lo de parar te parece demasiado, nos vale con bajar la velocidad. Con dedicarte un poco de tiempo de calidad. (Es uno de los idiomas del amor. Quizás otro día podemos hablar de eso)

Sino igual te pasa como a mí con la guitarra.

Para sentirte un poco mejor te concentras en una parte de tu vida y otra termina saltando por los aires. Y así llegamos a una de las estrategias más utilizadas y menos exitosas de todos los tiempos.

La estrategia de

Esto está muy bien, lo único es que necesitar siempre necesitamos. No se puede no necesitar, lo que puedes intentar es negar tu necesidad, ignorarla, mirar para otro lado.

Pero son buenas haciéndose oír, no suele ser muy recomendable, aunque en el corto plazo parezca funcionar.

Por eso lo de parar, mirar y ver que está pasando con tus necesidades.

Hay una probabilidad muy alta de que tus males y los males de tu mundo tengan algún tipo de relación con alguna o varias de tus necesidades. Por eso resulta tan útil prestarles atención.

Las causas más frecuentes de conflicto

Mala gestión de tus necesidades
95%
Otras causas
5%

Una forma de verlo es imaginar tus necesidades como niños pequeños. En el fondo con lo que más disfrutan es con tener tu atención.

A veces con las necesidades pasa lo mismo, una vez te das cuenta de tu necesidad, en muchos casos, no tienes que hacer mucho más. En otros casos sí que te vendrá bien “hacer algo”.

¿Y ahora qué?

Pues depende….

Depende de hasta que punto quieres que cambien las cosas. Generar cambios requiere energía. Igual no es el momento de cambiar nada. Y eso está bien también.

A veces el trabajo más duro, más duro incluso que encontrar la solución, es reformular el problema para dejar de verlo como imposible.

Alberto Mallo

¿Y lo del 6,3%?

Podría haber sido un 1,38% o un 7,14%. La idea es pequeño cambio, ponerse en marcha, generar sensación de eficacia….

Creo que hay otras cosas más importantes que la valoración subjetiva, en un momento dado, sobre lo mejor o peor que te sientes.

Más importante es estar avanzando en la dirección adecuada. Es mejor cambiar el rumbo que haber llegado a un sitio que no deseabas.

La importancia del día a día, de incorporar algún hábito que te ayude a darte cuenta mejor de lo que necesitas. A ver lo que te está sirviendo y lo que no te está sirviendo para cuidar tus necesidades.

¿Por dónde empezamos?

Empezamos entendiendo

Ir arriba
Cookies

Me gustan las cookies...

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Ver más