Lo que falta o sobra siempre es una conversación

Planificación VS Preparación

Ya sabes, si quieres recibir más publicaciones...

solo tienes que dejar tu correo

Planificación VS Preparación

Planear algo y preparar (prepararse para) algo son dos cosas que, a priori, parecen lo mismo. 

De hecho, seguro que en alguna ocasión has usado una u otra palabra para referirte a la misma cosa. 

Pues déjame decirte que, aunque puedan llegar a confundirse, existe una diferencia sutil pero importante entre ambos términos. 

Muchas veces asociamos el tener un plan con estar preparados para llevarlo a cabo, y puede ser verdad. 

En parte. 

Planear, “elaborar o establecer el plan conforme al que se ha de desarrollar algo, especialmente una actividad.”

Preparar(se), “disponer o arreglar las cosas necesarias para realizar algo o para un fin determinado.”

¿Ves la diferencia?

Puede ser sutil, sí. 

Pero está ahí. 

Puedes planear algo pero…

¿significa eso que estás preparado/a para ello?

Esto de planear, la preparación, el tener todos los factores en cuenta, etc. 

Puede aplicarse a prácticamente cualquier ámbito de la vida, 

y es realmente útil tenerlo en cuenta. 

La planificación y la preparación tienen mucho que ver con la gestión del tiempo, de los recursos, de la productividad, de la motivación…

En definitiva, 

una buena preparación acompañada de una buena planificación es una de las claves para que, 

te enfrentes a lo que te enfrentes, 

estés seguro/a de ti mismo/a y consigas alcanzar tus objetivos.

La historia del mar

Déjame explicarte todo esto de la planificación y la preparación con un ejemplo que,

además de muy ilustrativo, me parece de lo más interesante. 

Porque de verdad creo que la diferencia entre un concepto y el otro es realmente importante. 

Bien,
piensa en un grupo de marineros que se enbarcan en una expedición por el mar. 

Podríamos decir que existen tres factores que harían que esa expedición saliese a la perfección. 

El primer factor sería ser realista

Tú quieres que el barco vaya a cierta velocidad, para llegar a tu destino en determinado momento. 

Pues bien, es que eso no depende de ti. 

El barco puede recorrer X distancia cada día, 

y eso si el viento es favorable y si este se aprovecha de la manera más eficiente.

Por lo tanto, no esperes que el viaje del punto Y al punto Z dure dos días porque eso sea lo que tú quieres. 

Sé realista; hay cosas que escapan a tu control. 

El segundo factor es tener hecha una planificación adecuada

¿Qué significa esto?

Pues significa tener un plan de acción. 

Si sabes que podrías tener que pasar la noche en algún puerto, 

sería un buen plan tener pensada alguna opción. 

Es decir, una buena planificación significa saber lo que quieres lograr
y cómo puedes lograrlo. 

Y por último, el tercer factor sería estar preparado/a para todo

El mar, al igual que casi todo en la vida, es impredecible. 

Puede cambiar de un momento a otro y tienes que adaptarte a esos cambios. 

Por lo tanto, un buen plan podría ser  llegar a Noruega a las 6.00 de la mañana del próximo miércoles.

Pero una buena preparación sería tener los recursos suficientes a bordo en caso de que ese objetivo no se pudiese cumplir en el momento deseado. 

¿Lo ves?

Puedes tener un plan, 

tenerlo todo estudiado al milímetro. 

Pero el plan raramente sale como esperas.

Y es normal, porque hay cosas que escapan a tu control y no puedes hacer nada para remediarlo. 

Bueno, sí; estar preparados/as para ello. 

Siempre hay algo que cambia los planes,

o hace que salga de manera completamente diferente. 

Es por eso que una buena preparación es fundamental. 

Es necesario que entiendas que hay cosas que pueden salir mal, 

saber cuáles son esas cosas 

y buscar soluciones para arreglarlas

Preparación: un paso más hacia el éxito

Tan importante es tener un buen plan como tener una buena preparación.

Puede que sea incluso más importante estar preparado/a.

Porque, sin una buena preparación, cualquier imprevisto puede suponer un gran problema.

Un buen ejemplo a tener en cuenta puede ser el mundo empresarial.

Son aquellas empresas que tienen un plan y que están preparadas las que consiguen mayor éxito.

Verás,

las empresas planean su trabajo y su futuro creando un plan de acción o una estrategia.

Si quieres tener un determinado futuro,

debes tener un plan para conseguirlo.

Así de claro.

Y las empresas, que tienen mucha experiencia en este tipo de tareas,

tienen esa habilidad especial para crear un plan enfocado exclusivamente a la consecución de ese objetivo que se han propuesto.

Pero, como en el ejemplo del barco y los marineros,

hay mil cosas que podrían salir de manera diferente a como se espera que salgan.

Y ahí es dónde entra el factor de la preparación.

Las grandes y exitosas empresas están preparadas para los imprevistos que puedan surgir a lo largo del camino.

Saber ver la oportunidad

Puede que ahí resida parte del éxito,

En saber que lo más probable es que nuestro plan tome otra dirección, 

se desvíe

o incluso, cambie de carril directamente. 

Y en conocer el mapa de memoria y saber dónde está la salida que vuelva a encarrilar tu plan. 

Y quién sabe. 

Puede que en tu ruta estaba pasar por un pequeño pueblo en el que se hacen tarros de arcilla a la vieja usanza, 

cosa que tenías ganas infinitas de ver, 

y que con el desvío que ha tomado tu rumbo te has encontrado con el Gran Cañón. 

Y que te has bajado del coche, y lo has vivido de cerca. 

Y que ha sido una de las experiencias más enriquecedoras y asombrosas que has vivido nunca

A lo mejor es que eso que no entraba en tus planes

no ha sido malo del todo. 

Sino que ha sido una oportunidad

y que tú has sabido aprovecharla.

Ya lo decía Séneca:

“La suerte es lo que sucede cuando la preparación se encuentra con la oportunidad”.

Lo cual podría traducirse en que aquellos/as que están preparados/as, 

tienen el éxito un pasito más cerca.

Y que no dejaron que esos “obstáculos” se interpusieran entre ellos/as y sus objetivos,

sino que supieron abordarlos y encontrar la oportunidad de mejorar.

Estar preparado/a como forma de vida

Todo lo del mar, los marineros, los barcos, 

las empresas, las estrategias y los planes de acción 

pueden extrapolarse a la vida personal. 

Está muy bien que tengas un plan. 

De hecho, es vital que te pongas pequeños retos u objetivos, ya sean estos a corto, medio o largo plazo, 

para mantenerte activo/a y motivado/a.

Así funcionamos. 

Nos ponemos metas y no paramos hasta conseguirlas. 

Y después, más. Y así una y otra vez. 

Pero es que eso no vale de nada si no estamos preparados/as. 

Como dije antes, lo más probable es que las cosas no salgan exactamente como las hemos planeado. 

Esto puede ser objeto de frustración para muchas personas. 

¿Por qué?

Pues porque un plan requiere una organización, una planificación, un tiempo en conocer todos los datos y hacer que estos concuerden entre sí. 

Y todo eso puede irse por la borda por el más mínimo detalle. 

Por eso es tan importante estar preparado/a. 

Porque nunca se sabe ni cuándo ni cómo algo se torcerá, 

y hay que estar listo/a para afrontarlo. 

Si nos vinieramos abajo cada vez que nuestros planes se caen… 

esto sería un sinvivir. 

Aprender a estar preparado/a para los imprevistos de la vida

requiere una preparación (valga la redundancia). 

Puede que una buena opción para ejercitarlo sea acudir a un profesional. 

Los/as coaches pueden ser una buena forma de empezar a tener ese pensamiento más moldeable y adaptable a las situaciones imprevistas. 

Te pueden guiar a través de este proceso tan necesario para todos los ámbitos de la vida.

¿Cómo te puede ayudar un/a coach a estar preparado/a?

Es el trabajo de los/as coaches guiar a esas personas que sienten que hay algo que les falta en la vida para sentirse completas. 

Es por eso que un proceso de coaching puede ser realmente útil si lo que quieres es entrenar y aprender a mantener la calma cuando sucede algún imprevisto. 

Salir de lo establecido y de tu zona de confort es difícil, 

pero muy necesario a veces. 

Un/a coach puede guiarte, 

puede ayudarte a establecer un plan que te lleve a conseguir los objetivos que te hayas propuesto.

Y, como es normal, surgirán obstáculos por el camino. 

Temas que te resultan difíciles, de los que te cuesta hablar o sobre los que te cuesta decidir… 

Y ahí estará el/la coach, 

para darte las herramientas necesarias para salir de esos bloqueos 

y poder continuar a pesar de los imprevistos que ocurran. 

Así, poco a poco irás aprendiendo a sobrellevarlos tú solo/a. 

Esto es como el/la profesor/a de dibujo y pintura. 

Al principio el/la alumno/a estará perdido y necesitará constantemente los consejos y la ayuda de su mentor/a. 

Al principio, el 95% de los trazos sobre el lienzo serán del/la profesor/a. 

Con el tiempo y, sobre todo, con la práctica, los trazos serán 50% del/la profesor/a, 50% del/la alumno/a. 

Al final, el dibujo entero será cosa del/la alumno/a, y el/la profesor/a no tendrá nada que mejorar ni opinar. 

Lo mismo ocurre con la preparación y la planificación. 

Al principio estarás en un entorno y en una situación en la que, quizás. no estás acostumbrado/a a trabajar, 

pero tendrás los consejos y los puntos de vista de tu coach. 

Poco a poco te irás sintiendo más cómodo/a, 

hasta que al final seas tú solo/a quien manejes las situaciones, 

sin ayuda de nadie y sin perder la calma.

Conclusión: Estar preparado/a es tan importante cómo tener un plan

Ya lo has visto, ¿no?

Para empezar, planear y preparar no son, para nada, lo mismo. 

Seguro después de esto emplearás una u otra palabra más a conciencia. 

No son lo mismo, pero sí que se relacionan entre sí:

no se puede estar preparado si no se tiene un plan para el que estar preparado, 

y no se puede tener un plan sin estar preparado para lo que ese plan pueda acarrear. 

Al final, son dos conceptos que van de la mano. 

Tener planes en la vida es vital, pero también lo es estar listo y con los recursos necesarios para afrontar

los imprevistos que se pongan por el camino. 

Porque sí. Inevitablemente habrá piedras en el camino.

Te encontrarás rocas y hasta montañas. 

Pero está en tu mano quedarte abajo lamentándote porque crees que no puedes subir, 

o subir e intentarlo una y otra vez, aunque puedas tropezar. 

Porque la vida es una constante cuesta arriba. 

¿La manera de que esta sea más amena?

Ver oportunidades donde nadie más las ve.

Si esto de la preparación, la planificación y estas cosas que tienen que ver con conseguir que tu vida esté un poco más organizada

y que tú te sientas mejor te interesan, 

te invito a que te suscribas a mi lista de correos. 

Ahí cuento historias, anécdotas, ideas que me parecen interesantes y útiles para las personas que están buscando ese cambio en su vida.

¿Estoy preparado/a?

Como venimos diciendo, 

la preparación es algo que requiere un tiempo y un esfuerzo. 

Aun así es importante señalar que depende de cada uno/a que los obstáculos o inconvenientes que aparezcan por el camino le afecten más o menos. 

Claro que es difícil. 

Pero hay que mantener la mente abierta para que aquello que de primeras parece algo que puede trastocar nuestros planes, 

puede que sea una oportunidad para que esos planes sean aún mejores. 

Quién sabe. 

No se puede dar nada por sentado, eso ha quedado claro. 

Está en tu mano tener la mente abierta y ver cada paso en el camino hacia la consecución de tu objetivo como una oportunidad de mejorar.

Responsabilidad, soluciones y poder

63 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO Si tu solución no está a tu alcance, si depende de otros, dependes de ellos. Ellos tienen el poder, no tú. Para volver a tener poder tienes que tomar responsabilidad. Alberto Mallo Dejas de tener control sobre tus problemas o preocupaciones en el momento en el

Leer más »

Experiencias y respuestas

63 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO En esencia, las experiencias y tu respuesta a ellas modelan tu cerebro, que a su vez condiciona la forma en la que ves el mundo y la experiencia que tienes de él. Y así en un bucle hasta el infinito. Alberto Mallo Esencialmente, es tu forma

Leer más »

Tu crecimiento y el de los demás

63 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO ¿De qué manera te estás relacionando con aquellos que tienes cerca? ¿Hasta qué punto tratas de ser útil en su crecimiento? Alberto Mallo Directa o indirectamente, podemos colaborar en que aquellos que se encuentran cerca de nosotros, crezcan. Personal, profesionalmente… Da igual. Lo importante es estar

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Ahora que nos conocemos un poco más...

Quizás quieras ir más allá y descubrir cómo puedo ayudarte 

ACTP logo
SSL Certificado
CCE logo
Copyright 2021 © All rights Reserved | Alberto Mallo
Ir arriba
Cookies

Me gustan las cookies...

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Ver más