Lo que falta o sobra siempre es una conversación

Mentoring

Ya sabes, si quieres recibir más publicaciones...

solo tienes que dejar tu correo

Mentoring

Déjame decirte que el “mentoring” es un palabro de estos nuevos que se ha inventado para darle clase a algo que ya existía de antes. 

El mentoring es, al fin de cuentas, una tutoría. 

Qué fácil, ¿no?

Seguro que eso sí que lo has escuchado antes y encima seguro que te suena familiar (la tutoría para hablar sobre el rendimiento de tus hijos en el colegio) 

El caso, 

esque el mentoring del que vengo a hablarte es similar a estas tutorías que se hacen en el colegio. 

Salvando las distancias, claro. 

¿Que qué es el mentoring?

El mentoring podría definirse como una metodología o práctica en la que el objetivo es desarrollar el potencial y las capacidades de las personas, 

todo a través del conocimiento y el aprendizaje adquirido con la experiencia. 

En estos momentos, seguro que te surgen todo tipo de dudas. 

Entonces, ¿para qué exactamente sirve el mentoring?

¿Es lo mismo el mentoring que el coaching? ¿Cuándo elegir uno o el otro?

¿Cuáles son los beneficios del mentoring?

¿Cuál es realmente la función del/la mentor/a?

Es normal, es un término no demasiado usado o, en realidad, 

no demasiado conocido. 

Así que ahora te pregunto yo, ¿por qué no sigues leyendo y trato de resolver todas tus dudas?

El mentoring y “La Odisea” de Homero

¿Qué tal si empezamos con un poquito de historia?

A mí me parece realmente interesante saber de dónde vienen los términos, las ideas y las cosas, su origen, para así poder entenderlo todo un poco mejor. 

Así, podríamos decir que la idea del mentoring está estrechamente ligada a “La Odisea”. 

Sí, sí. Como lo lees. 

Ya se podían ver pinceladas del mentoring en la época de Homero. 

La historia de “La Odisea” narra las vivencias del héroe Odiseo o Ulises. 

En una de esas vivencias, Ulises ha de partir hacia Troya, donde habrá de disputar una guerra 

Deja atrás, en casa, en Ítaca a su hijo, Telémaco. 

Este sería el próximo rey, por lo que debía recibir una preparación y una educación que le enseñara cómo estar listo para asumir ese cargo. 

¿Y a quién encargó Ulises la importantísima tarea de preparar a su hijo para su futuro?

A su amigo Méntor. 

Sí, tal cual. Méntor. 

Su papel pasa casi inadvertido, pero su función es importantísima. 

Nunca trató de hacer de padre con Telémaco. 

Sino que se convierte en su guía, su tutor, su maestro. 

Méntor es una persona experimentada en su campo, por lo que conduce y aconseja a Telémaco desde la experiencia. 

Busca que desarrolle sus habilidades y su talento, pero no solo como el líder que sería algún día, sino también como persona, como individuo. 

Méntor invita a Telémaco siempre a reflexionar, le pone retos, le acerca el conocimiento pero sin forzarlo ni inculcárselo. 

Busca que, con su guía, aprenda por sí mismo, para que en el futuro sepa pensar por sí mismo y sea un líder capaz de tomar decisiones basándose en su propio criterio.

Por lo tanto, es gracias a Homero y a su “La Odisea” que hoy en día conocemos como mentor

a aquel/lla que, en base a su experiencia en un campo determinado, 

guía a las personas a desarrollarse también en ese campo. 

Durante algún tiempo el término “mentor” cayó en desuso, y tomó más popularidad el de “tutor”. 

No obstante, volvió. 

De hecho, incluso existe el Mes Nacional del Mentor (te dejo el link aquí, por si quieres echarle un vistazo: https://www.mentoring.org/campaigns/national-mentoring-month/)

Cómo ves, el papel del/la mentor/a puede llegar a ser realmente importante, así que…

¿En qué consiste el mentoring y qué papel tiene el mentor?

Como hemos visto en la historia de Méntor y Telémaco, 

la función del mentor es guiar, aconsejar. 

Un/a mentor/a, por tanto, es una persona con mucha experiencia en un sector determinado. 

Y su trabajo consiste en transmitirle todo el conocimiento que él/ella ha adquirido gracias a su extensa experiencia, 

a personas con menos conocimiento en el área. 

No se trata de imponer el conocimiento. 

Se trata de que las personas que tienen un mentor aprendan por sí solas, 

que entiendan, con guía, el porqué de las cosas. 

Es, al final, un diálogo en el que el mentor abre todas las puertas y ventanas posibles al conocimiento, 

un diálogo que permite que la persona aprendiendo se sienta cómoda, con la sensación de que de verdad está desarrollando su conocimiento.  

El mentoring se puede aplicar en todo tipo de sectores. 

Puede ser en el sector empresarial, en el que una persona o un grupo de personas se ponen a cargo de un mentor. 

Pero también puede ser en sectores más personales y que te sirven para desarrollarte y que esos conocimientos que adquieras, 

los tengas para el resto de tu vida.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre mentoring y coaching?

Bien. 

Aquí llega una de las dudas más relevantes. 

“Pero entonces, ¿mentoring y coaching es lo mismo?”

La respuesta es sencilla.

Mentoring y coaching no es lo mismo. 

No es lo mismo un/a mentor/a que un/a coach. 

Puede que sus funciones se parezcan, pero la metodología y la manera de trabajar no es la misma. 

¿Vemos algunas de las diferencias más relevantes entre un concepto y el otro?

Lo primero es, 

que la función del coaching es la de acompañar, entrenar y guiar a una persona (o a un grupo de personas), 

para conseguir una serie de metas que se han propuesto, 

ya sean estas profesionales o personales, 

para las que, además, desarrollarán unas habilidades/capacidades necesarias. 

Por otro lado, en lo que se refiere al mentoring, 

este lo hace una persona que tiene una experiencia y un conocimiento alto en el área en el que la persona que lo contrata quiere mejorar. 

¿Ves?

Pueden parecerse, pero no. 

Un/a coach es un facilitador del aprendizaje, pero no tiene porqué ser un experto en el área que se está tratando. 

En el caso del/a mentor/a, sí. 

También puede diferenciarse el enfoque desde el que trabaja cada uno/a de estos/as profesionales. 

Es decir, 

un/a coach crea un plan de acción con el fin de conseguir una serie de resultados y actividades específicas, 

entrena a las personas para la consecución de esos objetivos. 

En cambio, un/a mentor/a no se centra en un propósito concreto, sino que entrena y aconseja a las personas a las que está ayudando para el futuro. 

Es importante también añadir que un/a coach no comparte su punto de vista;

ofrece todas las alternativas posibles, pero nunca imponiendo la suya propia. 

En el caso del/la mentor/a, este/a sí que ofrece sus experiencias o valoraciones con la persona con la que está trabajando. 

¿Por qué?

Pues porque es una persona con amplia experiencia en el sector que se está trabajando, por lo que sus vivencias podrían ser de gran utilidad. 

Entonces…

En lo que se refiere al mentoring, ¿qué tipos hay?

Al igual que en el coaching, 

hay diferentes tipos o técnicas de mentoring, 

seguro que ya lo sabes. 

Existen las mentorías individuales que, como su propio nombre indica, 

es un proceso entre el mentor y el aprendiz. 

También tienes las mentorías grupales, lo cual podría aplicarse si lo que buscas es que tú y tu equipo desarrolléis vuestras habilidades en conjunto. 

Existe un tipo que se podría llamar mentoría inversa en la que es el/la aprendiz el/la que guía al mentor. 

Esto suele darse cuando se trata de una nueva aplicación o una tecnología que se ha implementado recientemente en la empresa. 

Y ahora, con la evolución de las nuevas tecnologías, los procesos de mentoring ni siquiera tienen que ser face to face; sino que pueden ser mentorías online

¿Y cuáles son los beneficios del mentoring?

Ya de por sí el mentoring es podría ser una gran ayuda para tu desarrollo personal y profesional, 

pero podrías llevarte el pack completo ya que estamos, ¿no?

El mentoring podría favorecer la gestión del conocimiento de tu equipo (y el tuyo propio), 

podría favorecer la innovación, el aprendizaje. 

Podría suponer una consolidación de la cultura corporativa de la empresa. 

Podría aumentar el rendimiento, la productividad y los resultados. 

Podría generar compromiso e implicación para con la empresa y los demás trabajadores. 

¿Y qué me dices del capital social de las personas?

Eso también podrías fortalecerlo. 

Así como la motivación, el entusiasmo, el optimismo, el compromiso. 

Y tantas otras cosas más. 

Suena de lujo, ¿verdad que sí?

¿Será el momento de que te lo plantees?

Conclusión: Un paso más hacia el éxito a través del mentoring

Estoy seguro de que si estás leyendo esto, 

es porque ya sabías de la existencia de esto del mentoring, 

y lo que querías era un poco más de información para saber si lanzarte a la piscina o no. 

Yo te he dejado por aquí lo que considero que podría ser más importante, 

pero te aconsejo que sigas buscando e investigando. 

Al fin y al cabo, se trata de ti, de tu vida y de cómo quieres seguir viviéndola. 

No sé el motivo, y puede que tú tampoco. 

Pero de lo que estoy seguro es de que lo que buscas es el cambio… y el éxito. 

Así que si eso es así, 

busca, investiga y plantéatelo si crees que podría funcionarte. 

Yo, por el momento, te dejo por aquí el formulario para que te suscribas a mi lista de correos. 

No será nada que te salve la vida, pero espero que al menos sí que te resulte interesante y útil lo que te cuento por ahí.

¿Qué debería elegir, mentoring o coaching?

Lo normal es que si eres una persona ambiciosa, 

quieras seguir creciendo y superándote día a día. 

Quizás te encuentras en el punto álgido de tu carrera, 

y sabes que puedes conseguir más, pero no sabes exactamente de qué manera conseguir desarrollar esas habilidades que te ayudarían a esa constante evolución que buscas. 

Si eres una persona inquieta, con ganas de seguir creciendo, aprendiendo y mejorando, pero no sabes cómo (lo cual es normal), 

quizás quieras acudir a un profesional que te indique cómo seguir. 

Y aquí es donde surge la duda del millón:

entonces a quién acudo, ¿a un/a coach o a un/a mentor/a?

Déjame decirte que es una pregunta excelente, 

porque cómo hemos visto, 

el coaching y el mentoring no son lo mismo. 

Empecemos por la opción del/la coach. 

Si lo que buscas es trabajar para conseguir un objetivo o una serie de objetivos en tu entorno empresarial, entonces el coaching podría ser la mejor opción. 

¿Por qué?

Pues porque lo que un/a coach podría hacer es guiarte a ti (y a tu equipo, si eso es lo que quieres) hacia la consecución de tus metas, 

desarrollando tus (o vuestras) habilidades y capacidades para llegar hasta esos objetivos de la manera más rápida y eficiente posible. 

También porque un proceso de coaching podría entrenarte para mejorar tu liderazgo. 

Un buen liderazgo lleva a una buena forma de trabajo, 

lo que lleva a la resolución de conflictos, a un mejor clima laboral, a mejorar el rendimiento de tus trabajadores…

Lo que llevaría al aumento del autoconocimiento (lo cual significa que podrías potenciar los talentos de los trabajadores), a mejores relaciones interpersonales…

Lo que se traduciría en una mejor gestión del tiempo, a una fijación de estrategias más rápida…

Lo ves, ¿no?

En definitiva, a que tu empresa o tu equipo trabaje consiguiendo una mejora general. 

La cuestión es que el coaching está tomando un papel verdaderamente importante en las empresas, 

porque supone conseguir el éxito de una manera efectiva. 

¿Que cuándo sería una buena opción contratar un servicio de mentoring?

Pues quizás cuando tengas varios frentes que abarcar. 

Es decir, 

como ya hemos explicado, 

el/la mentor/a se encarga de aconsejar y guiar a las personas a desarrollarse tanto profesional como personalmente.

¿Qué significa esto?

Que el/la mentor te estaría enseñando a conseguir tu propia satisfacción pero no para la consecución de un objetivo concreto, sino para el futuro. 

Se trata de una transformación más lenta que buscaría la mejora de todos los ámbitos de tu vida, 

ya fuera en el presente o en futuro.

Ahora está en tu mano decidir si sería un proceso de coaching o uno de mentoring lo que más te conviene.

Amenazas

57 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO El miedo convierte tus oportunidades en amenazas. ¿Qué puedes hacer para rescatarlas? Alberto Mallo En ocasiones, el miedo a lo desconocido o a aquello a lo que no estamos acostumbrados nos hace ver esas oportunidades como amenazas. ¿Vas a dejar que eso siga así? ¿O se

Leer más »

La vida -o aventura- en 3 grandes fases

65 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO «Las aventuras tienen 3 fases. En la primera sueñas la aventura, en la segunda la vives, en la tercera la recuerdas», esto lo dice Ramón Portilla, uno de los grandes del alpinismo español con el que he tenido el lujo de conversar. Si te gustaría escuchar

Leer más »

Nuestros recuerdos de infancia

63 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO Nuestros recuerdos de infancia, las cosas en las que creemos «desde pequeños» no solo están reconstruidas, sino que de base tienen juicios hechos por un niño o niña. Lo digo para que los tomes con cierta cautela… Alberto Mallo Seguro que en algún momento lo has

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + tres =


Ahora que nos conocemos un poco más...

Quizás quieras ir más allá y descubrir cómo puedo ayudarte 

ACTP logo
SSL Certificado
CCE logo
Copyright 2021 © All rights Reserved | Alberto Mallo
Ir arriba
Cookies

Me gustan las cookies...

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Ver más