Lo que falta o sobra siempre es una conversación

Desarrollo personal

Ya sabes, si quieres recibir más publicaciones...

solo tienes que dejar tu correo

Desarrollo personal

No sé si alguna vez has oído hablar del desarrollo personal

Seguramente sí, pero quizás es buena idea que refresquemos la memoria. 

Podría decirse que el desarrollo personal (que también puede llamarse crecimiento o superación personal), es un proceso a través del cual una persona cambia su forma de vida,

sus ideas y opiniones. 

El desarrollo personal permite evolucionar, crecer. 

Lo que se traduce en una calidad de vida mejorada. 

En hacer que esa persona se sienta completa y feliz. 

Hay muchas áreas de la vida de una persona en las que el desarrollo personal está implicado y en las que puede ayudar.

En lo personal, en lo profesional… 

pero eso lo dejaremos para más adelante.

¿De dónde sale el desarrollo personal?

¿Por qué no empezar con un poquito de historia?

Podría decirse que uno de los precursores del concepto de desarrollo personal sea Abraham Maslow

Puede que por su nombre no te llegue a sonar del todo. 

¿pero y si te digo que Abraham Maslow fue la persona que diseñó una jerarquización de las necesidades de una persona, ubicándolas según sus necesidades…

en forma de pirámide?

Así es: la pirámide de Maslow

¿La conoces?

Si la respuesta es no, 

ahora mismo la conocerás y entenderás su relación con el desarrollo personal de las personas. 

Maslow era un psicólogo estadounidense con unas ideas muy novedosas en su época. 

De hecho, fue pionero en darle un punto de vista más humanista a la psicología.

Así, allá por 1943, comenzó a plantear una teoría (la de la pirámide que te decía más arriba), 

que decía que las personas tenemos una tendencia, que nos viene de manera natural, 

a buscar una correcta salud mental. 

Y que esa salud mental óptima se manifiesta como la búsqueda constante de la autorrealización

Maslow decía que para poder sentirse autorrealizado, 

primero has de cuidar de las necesidades más básicas. 

Así, creó una pirámide en la que situó estas necesidades elementales en la base, 

y que estas necesidades van concretándose poco a poco,

hasta llegar a la autorrealización del vértice. 

Es decir, has de tener todas tus necesidades cubiertas antes de alcanzar el último nivel, el de la autorrealización;

ese nivel en el que se encuentra “el ideal de lo que puede llegar a ser”.

Esas necesidades son (de abajo a arriba)

  • necesidades fisiológicas o básicas
  • necesidad de seguridad
  • necesidades sociales
  • necesidad de autoestima
  • necesidad de autorrealización. 

¿Ves ahora la relación con el desarrollo personal?

¿Y ves también la unión con el coaching?

Maslow creía que las personas están en constante evolución, siempre tratando de superarse. 

Es por eso que la autorrealización, la sensación de sentirte completo/a y feliz con uno/a mismo/a, es tan importante para la vida de una persona. 

Sin el desarrollo personal no podría sentirse así. 

No porque es eso lo que da las herramientas para mejorar los talentos personales de cada uno/a. 

Para sentir que lo tiene todo para mejorar cada día. 

Como ocurre con el coaching, el desarrollo personal debe salir de uno/a mismo/a. Se debe tener ganas de aprender y avanzar, 

para poder descubrir (o redescubrir) tus capacidades y virtudes, 

para entender qué es lo que quieres y lo que no. 

 

Este es un proceso de cambio constante. 

Es como ir desbloqueando niveles. 

Partes de un punto en el que tienes que enfrentarte a una serie de retos y, a veces, obstáculos. 

Una vez superas estos, el siguiente nivel se desbloquea, y de nuevo se te plantearán nuevos objetivos. 

Y así hasta alcanzar el punto en el que deseas estar. 

No estoy diciendo que sea fácil. 

De hecho, la persona en busca de ese desarrollo personal tendrá que estar dispuesta a superarse en cada reto. 

Pero a medida que lo vayas haciendo, más realizado/a te sentirás. 

Sentirás cada vez más esa sensación de superación, de satisfacción, 

de orgullo al ver que vas dejando atrás todo aquello que no querías. 

Y la meta, cuando llegas a ella, es la mayor de las recompensas.

¿Cuál es el punto de partida del desarrollo personal?

Como he dicho, el desarrollo personal y el coaching tienen mucho que ver. 

Al final, tanto uno como otro buscan las mismas cosas, ¿no?

La mejoría, la superación de aquellas personas que no se encuentran del todo satisfechas del rumbo que está tomando su vida.

¿Y dónde empieza esa necesidad o ese deseo de querer conseguir ese crecimiento?

Es importante (quizás, lo que más), que reconozcas y tengas claro como el agua que quieres un cambio en tu vida. 

Que seas consciente de que tienes una serie de habilidades y capacidades 

(es posible que ni siquiera sepas cuáles son, pero eso es lo más común del mundo), 

que necesitas descubrir y desarrollar. 

Porque ese será el camino hacia el cambio. 

Que estés dispuesto/a a arriesgar, a superar retos, a darlo todo de ti mismo/a. 

Y, sobre todo, que sepas que podrás conseguir lo que te propongas

si tienes todos los factores que te acabo de mencionar y estás preparado/a para hacer uso de todos ellos.

¿Cómo mejorar tu desarrollo personal?

Las personas estamos acostumbradas a una forma de vida. 

Tenemos unas ciertas ideas, formas de pensar y opiniones. 

Tenemos rutinas. 

Tenemos una manera de actuar específica para cada uno. 

Sabemos lo que nos gusta y lo que no, 

aunque en muchas ocasiones no probamos esto último. 

En definitiva, tenemos una serie de patrones y de formas de actuar en las que nos sentimos seguros/as. 

Puede que no todo vaya bien viviendo así, pero al menos conocemos lo que hay. 

Más vale malo conocido que bueno por conocer, dicen. 

Eso se llama “zona de confort”. 

Y para poder crecer y desarrollarte personalmente, 

necesitas salir de ella. 

¿Por qué?

Porque en tu zona de confort no sabes realmente de lo que eres capaz. 

No has puesto a prueba todas tus capacidades. 

Simplemente haces lo que ya conoces, y no vas más allá. 

Si sales de ella, te enfrentarás a terreno desconocido. 

Pero al final, es que esa es la única manera de saber realmente cómo eres y las capacidades que tienes de verdad. 

Por eso, lo primero que debes hacer para enfrentarte al desarrollo personal, es tener claro que tendrás que salir de esa zona de confort

Lo próximo será establecer una serie de metas a conseguir

Es algo realmente importante. 

Sin metas, no hay retos que cumplir. 

No se puede establecer un plan de acción sin saber a dónde se quiere llegar. 

Da igual si son objetivos a corto, medio o largo plazo, 

mientras sirvan de motivación para seguir adelante.

Debes tener tus metas siempre en mente, 

así no las dejarás caer en el olvido. 

Cuando ya sepas qué es lo que quieres conseguir, tienes que decidir cómo: un plan de acción

Si tienes propósitos pero no piensas cómo hacerlo… irás como pollo sin cabeza. 

Es importante que esas tareas que te propongas para conseguir las metas sean medibles. 

No vale de nada que digas que harás algo este año, sin saber si será el mes que viene o dentro de seis. 

Una vez sepas cómo procederás, tendrías que determinar los recursos que necesitarás para ello

Podría ser, por ejemplo, contratar los servicios de un/a coach, 

que te sirva de guía para tu desarrollo personal. 

Lo que creas que te pueda servir, pero búscalo. 

De nada sirve la intención si no se buscan las herramientas necesarias para llevarlo a cabo. 

Y, lo más importante, debes tener en cuenta siempre tu salud mental

Porque esa es la clave para que todo lo demás funcione. 

Será en vano todo lo anterior si tu salud (digo mental, pero eso implica también la física) no acompaña. 

Comenzarás a hacer cosas que nunca antes has hecho, lo que eso implicará cambio hasta de los hábitos más básicos:

alimentación, ejercicio… 

Todas esos aspectos que contribuyen a tu bienestar.

Habrá momentos menos fáciles que otros, eso está claro. 

Sin embargo, todo dependerá de cómo afrontes los obstáculos que se presenten. 

Errar es humano, todo el mundo lo hace. 

La diferencia está en cómo afrontas estos errores.

¿En qué áreas puede ayudar el desarrollo personal?

El desarrollo personal es importante no solamente en el ámbito personal de las personas,

sino también en el profesional. 

Sin una vida satisfactoria, una carrera profesional no es lo mismo. 

Es por eso que un proceso de desarrollo personal puede servir para campos tanto laborales como no laborales. 

Porque, como hemos dicho, el desarrollo personal es un crecimiento en el que se desarrollan una serie de destrezas, habilidades o capacidades, 

para mejorar la calidad de vida. 

Puede ayudar en muchas áreas, pero pondremos algunos ejemplos para que se vea. 

Por ejemplo, una mejor administración del tiempo

Esto es importante, porque muchas veces se gasta tiempo (y eso es algo que no vuelve nunca), 

en cosas que no merecen la pena o que deberían llevar menos tiempo. 

Aprender a gestionar el tiempo, además, es de gran utilidad para tener un bienestar más equilibrado (tanto de uno/a mismo/a como del entorno). 

También está relacionado con el desarrollo personal, el liderazgo. Puede enseñar cómo liderar a un grupo de personas de la manera más positiva, ética y eficiente posible, 

provocando que las personas a su cargo trabajen felices, tengan ganas de colaborar, 

y que se logren todos los objetivos establecidos. 

Es importante, además, en la comunicación interpersonal

Si esta fluye como es debido, entonces todo lo demás fluirá de manera natural y cómoda. 

Y como estas, muchas otras: la productividad, la motivación, el emprendedurismo… 

En definitiva, el desarrollo personal proporciona una calidad de vida mucho más completa para las personas. 

Proporciona nuevos puntos de vista que hasta entonces eran desconocidos. 

Da la oportunidad de crecer y ser la persona que quieras ser.

El coaching como ayuda para el desarrollo personal

Como te vengo diciendo, 

el desarrollo personal no es algo sencillo de hacer.

Implica hacer muchas cosas que puedes no haber tenido que hacer antes,

cosas desconocidas. 

Por eso es importante que, si de verdad tienes ganas de hacer ese cambio, te impliques al máximo

Muchas veces, la mejor opción es la de contratar los servicios de un/a coach. 

¿Que por qué?

Pues porque son profesionales que están preparados y entrenados precisamente para eso, 

para acompañar a aquellas personas que desean un cambio en su vida y que no conocen todas las herramientas y el potencial (o cómo usarlo) a su disposición. 

Hay varias formas de trabajar el desarrollo personal en un proceso de coaching. 

Podríamos hablar del mindfulness, algo de lo que seguramente hayas oído hablar. 

A grandes rasgos, este busca encontrar una sincronía entre cuerpo, mente y espíritu, 

con el fin de encontrar la paz interior y afrontar los problemas desde un estado de serenidad y calma. 

Podríamos mencionar también la inteligencia emocial, por ejemplo. 

Con esta forma de trabajo, el coaching permite una mejoría de la gestión de las emociones, la fomentación de las relaciones interpersonales y las habilidades de comunicación, 

y tantas otras cosas que ayudan a llevar una vida más plena y cómoda.

Conclusión: autoreflexión para conseguir el desarrollo personal

Maslow lo ilustraba perfectamente.

Con una pirámide en la que la base y lo primero era tener las necesidades básicas cubiertas. 

Una pirámide en la que los niveles iban subiendo y acotándose hasta llegar al autorrealización. A la vida plena. 

A la necesidad constante de cambio. 

¿Porque qué es el desarrollo personal, sino la reflexión de la vida de uno mismo/a?

La autoreflexión es vital en la vida en movimiento del ser humano. 

Es aprender de los errores para no volver a cometerlos, para afrontar los próximos de la mejor manera posible. 

Es cuestionarse todo lo que nos ocurre, ya sea bueno o malo, para entender desde otros puntos de vista. 

La autorrealización es un proceso costoso pero que merece la pena. 

Bien es cierto que los seres humanos tendemos a anclarnos en el pasado, o pensar en futuros hipotéticos imposibles, llenos de autoexigencias desmesuradas. 

¿Y de qué sirve?

De bloqueo. De impedimento. 

De no alcanzar lo que realmente queremos alcanzar. 

Pensar en uno/a mismo/a es complicado. 

Analizar lo que estás haciendo, sabiendo que podrías hacer más pero que no lo haces por miedo o preocupación,

eso es de lo más habitual. 

Porque eso implicaría salir de la zona de confort que antes mencionamos, y eso siempre cuesta. 

Pero la recompensa…

la recompensa puede llegar a ser infinita

Ahora que sabes lo que es el desarrollo personal, lo que implica y sus posibles beneficios, quizás empieces a planteártelo. 

Pero investiga. 

Conoce.

Habla con profesionales y estudia la idea. 

Mientras, te invito a que te apuntes a mi lista de correo. 

No hay secretos ni atajos para esto del desarrollo personal o el coaching, 

pero mando correos frecuentemente con historias y anécdotas que me parecen interesantes y, sobre todo, útiles.

No te llevará más de dos o tres minutos, y además así podrás conocerme un poco más.

¿Realmente estoy dónde quiero estar?

Es una pregunta que los seres humanos nos hacemos constantemente. 

A todas horas. 

“¿Realmente estoy dónde quiero estar?”

Y es una pregunta difícil de responder. 

Bueno, no; es fácil saber si eres completamente feliz, 

o si estás completamente satisfecho/a con la vida que llevas. 

Lo realmente complicado es saber qué podrías hacer para sentirla más completa,

y cómo. 

O incluso hay personas que saben que no están viviendo la vida plena que quieren, 

pero que no tienen ni idea de qué podría hacerles más felices.

Déjame decirte que es lo más normal del mundo. 

Que hay mucha gente que se siente así. 

Pero déjame decirte también que hay formas de conseguir desbloquear ese sentimiento. 

El proceso de desarrollo personal es una de esas opciones. 

La autorreflexión, aunque pueda resultar difícil a veces. 

¿Por qué?

Pues porque te ayuda a desarrollar capacidades como la creatividad, 

te da una perspectiva diferente de cómo afrontar tus errores y aprender lo máximo de ellos, 

te hace de guía para mejorar tus relaciones interpersonales

en definitiva, te hace estar más feliz. 

“¿Realmente estoy dónde quiero estar?”

Pregúntatelo. 

Pero pregúntatelo de verdad. 

Y si te das cuenta de que no lo estás y de que quieres hacer algo para cambiarlo, 

hazlo. 

No dejes que tu zona de confort, 

o la preocupación por el qué pasará

te lo impida. 

Inteligencia colectiva

57 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO Cuando se juntan personas, y sobre todo, cuando su disposición es la adecuada, surgen cosas imprevistas y algunas de ellas de mucho valor. La etiqueta «inteligencia colectiva» me gusta para describirlo. Alberto Mallo Me gusta usar el término «inteligencia colectiva» para hablar de esas reuniones entre

Leer más »

Donde estamos

57 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO Cuántas veces, incluso sin ser conscientes, trabajamos para «tener razón», para confirmarnos en el sitio donde estamos. Cuántas veces decimos «eso ya lo he probado» cuando en realidad ni estuvimos cerca de hacerlo. Alberto Mallo A veces nos gusta tanto donde estamos que en vez de

Leer más »

Nuestra visión

57 / 100 Funciona gracias a Rank Math SEO A veces cuando estamos dentro o muy cerca de algo es cuando nuestra visión es menos clara. Alberto Mallo Dicen que a veces es necesario alejarse un poco para ver lo que tienes delante, y es verdad. Nuestra visión a menudo se ve nublada porque estamos

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + quince =


Ahora que nos conocemos un poco más...

Quizás quieras ir más allá y descubrir cómo puedo ayudarte 

ACTP logo
SSL Certificado
CCE logo
Copyright 2021 © All rights Reserved | Alberto Mallo
Ir arriba
Cookies

Me gustan las cookies...

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Ver más